Tragedias en conciertos (Parte 2)

La multitud en Olavarria, show del Indio Solari 11 de Marzo 2017 (AFP)

Hace poco, el sábado 11 de abril una nueva tragedia sucedería en Argentina, donde se estiman que al menos 300 mil personas seguidoras de Carlos Alberto Solari más conocido como el Indio Solari, líder de la desaparecida banda Patricio Rey y sus Redonditos de Ricota, se reunieron en una nueva “misa ricotera” como las denominan, para ver a este famoso cantante y realizar “el pogo más grande del mundo”. 

Resultado: al menos dos personas muertas, 25 heridas y cientas desaparecidas que poco a poco fueron apareciendo en medio de un caos indescriptible. Basta con imaginarse esa cantidad de gente para tener una idea del mar de personas que hubo. Fuentes señalan que existe una gran responsabilidad de parte de la organización por detrás de todo esto. 

Como antecedentes se tiene que el Indio Solari, de ya casi 70 años y enfermo, realiza pocos conciertos y desde siempre, de ahí todo el ritual de esperar por sus shows. En lugares alejados a la capital o de grandes ciudades, según dicen par obtener más fácilmente los permisos y así poder negociar esos contratos. Al ser lugares pequeños, las autoridades también lo ven como negocio. En este caso Olavarria es una ciudad a 350 km al sureste de la ciudad de Buenos Aires, con 111 mil habitantes (solo en el área metropolitana de Buenos Aires hay alrededor de 13 millones) y tuvo que prepararse para recibir tres veces sus población. El área habilitada para el show era para unas 155 mil personas, la productora dijo que vendería 180 mil entradas, pero se afirma que se vendieron al menos 200 mil.

A esto se suma la falta de control de las entradas, había tanta gente que la seguridad era insuficiente para controlar y por eso nadie sabe exactamente cuanta había, muchos entraron gratis por lo que se presume que las cifras oficiales podrían subir. Se critica mucho que ni la organización ni la ciudad estaban preparadas para esta gran masa, no solo fuera del recinto sino también dentro.

El Indio Solari es y será siempre un referente en la historia del rock argentino, ese es otro tema. Este post es una crítica a la organización de su concierto a la cual el está directamente ligado. Muchos critican que solo se aprovecha de la fama que su anterior banda consiguió y donde la justicia inclusive tiene denuncias por lavado de dinero y evasión impositiva.

En este descontrol, entre familias incluso con niños, drogas, alcohol, en medio de los pogos era fácil perderlo todo y quedar hasta desnudo y ser golpeado. Para luego pasar por la odisea de salir del recinto y perder el bus de vuelta a casa, deambular en los alrededores, con líneas de teléfonos saturadas, sin dinero ni para comer y siendo transportados de vuelta incluso por el estado. Muchos de los vecinos, creyendo en la oportunidad de hacer un poco de dinero, quedaron con deudas por todo lo sobrante porque era imposible en medio del caos vender o competir con una sobreoferta, al final acabaron ayudando a muchos de los visitantes. Si pudo haber acabado mucho peor y es probable que esta haya sido definitivamente la última misa ricotera.

Volvemos a las mismas conclusiones de la primera parte de este post. Una falta de responsabilidad por parte de todos los involucrados, incluido el público que en su desmedido fanatismo no es consciente que puede ser parte de una tragedia.

Sobre Krups

Creadora del Abismo Blogzine, nació en La Paz pero radica en Alemania. Melómana y metalera desde hace más de 20 años, ingeniera de profesión. Aprovecha cada oportunidad para ver bandas en vivo, visitar nuevos lugares y para la fotografía.

Un comentario

  1. Bien Krups!! definitivamente nefasto organizar un concierto de esta magnitud sin la seguridad de que no se vaya de las manos, y de poder controlarlo lo mejor posible… Y es que el Indio Solari, es un verdadero icono musical argentino, el y sus Redonditos de Ricota realmente crearon todo un culto, masivo como se ve en esta "misa ricotera". Qué habrá detrás… posiblemente lo de siempre como dices… plata, y demasiada irresponsabilidad.Saludos amiga!

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *