Dragonlord – Dominion (Spinefarm Records)

Dragonlord-Dominion

Dominion

Yo soy de ese grupo de fans que empezamos a alucinar con Testament a partir del Low. El Demonic nos voló la cabeza y el The Gathering por tanto, está allí arriba, casi en un pedestal, un disco de culto y adoración. Y como no va a serlo, si tiene un line-up de lujo, uno de los mejores en la historia del metal, el Steve DiGiorgio, James Murphy, Dave Lombardo, Chuck Billy y obviamente, el maestro… Eric Peterson!.

Siempre he creído que el alma de Testament es el Peterson. El Alex Skolnick es un violero que me aburre, es el típico violero de los solos, el virtuoso que no sale de la fórmula heavy-thrash. El Peterson por el contrario, es el guitarrista intenso, es el pesado, el innovador, el vanguardista, el que ha llevado a la banda por caminos más oscuros, que se entrecruzan con el death metal. No por nada ha sido el cerebro en la composición del mejor Testament en las décadas del los 90 y de los 2000.

Fue gracias al Steve DiGiorgio que caí en el Rapture (2001). Buscando los diferentes proyectos en los que estaba metido en ese entonces, fue que descubrí a Dragonlord, que para mi sorpresa no solamente incluía a otro Sadude como el Jon Allen, sino que además era el proyecto paralelo del Peterson. Y ojo que esta es parte de una historia familiar, Sadus y Testament siempre han sido bandas muy cercanas y unidas, cuyos miembros siempre han estado rondando y alternando entre una banda y otra.   

Dragonlord es el proyecto del Eric Peterson y sus amigos. En el Rapture, participaban el DiGiorgio y el Allen y lo novedoso eran las teclas de Lyle Livingston, quien sería parte fundamental del proyecto de allí en adelante. Para el Black Wings of Destiny (2005), Derrick Ramírez un antiguo miembro de Testament se hacía cargo del bajo y Steve Smyth que hacía poco que había dejado esa banda, era quien acompañaba a Peterson en viola.

eric-peterson

Eric Peterson © Richard Haick |

Casi trece años han pasado para que Peterson vuelva una vez más con Dragonlord. A mí la verdad que este disco me sorprendió, ya que no tenía ni idea que el Peterson había reunido nuevamente a la banda.  Los años años han pasado y la banda también ha cambiado. Ahora básicamente funciona en forma de trio, Peterson y Lyle Livingston como base musical, a quienes se suma un nuevo batero, Alex Bent (actualmente miembro oficial de Trivium).

Creo que después de todos estos años, la idea y el concepto de Dragonlord se han mantenido. Siguen haciendo Black metal. Posiblemente no es tan intenso como el Black wings, pero ha ganado en solidez y en técnica. Es un disco que tiene más aristas, diferentes facetas de un mismo Peterson. Puede parecer raro lo que digo, pero por momentos suena a Testament haciendo black metal.

Las teclas son claves en el sonido de esta banda, ese aire sinfónico es lo que lleva el sonido a otro nivel; abre el espectro musical. Peterson siempre ha tratado de llegar a ese Black sinfónico en la onda Dimmu Borgir u Old Man’s Childs, y creo que lo logran sin problemas. Las teclas de Lyle, son fantásticas.

Lo que me gusta de este disco es el tono y la forma de cantar del Peterson, chillón e intenso como debe ser un vocal de black de este estilo, pero por momentos también canta con una voz más limpia y parecería que es el mismo Chuck Billy quien estaría cantando.

Otro de los elementos fundamentales en el disco son los coros, que le dan al disco un ambiente más épico y además le dan profundidad. Y es aquí donde resalta el trabajo de Leah McHenry. Una voz realmente increíble, básicamente la cereza encima de la torta.

En resumen, un disco que me ha sorprendido gratamente. Siempre disfruto de los discos del Peterson y este no fue la excepción. Ya veremos cómo va trepando este disco en lo que queda del año.

 

Sobre Dieguex

República Independiente de Sopocachi. Biólogo e Historiador en proceso. Melómano. Escudriñador de la música, sus procesos culturales, sociales e históricos. Miembro del Equipo de Coordinación del Illimani Metal Fest. Escritor en el Abismo desde 2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *