Una sesión de drone

Definitivamente, hay gustos que se van adquiriendo con los años, y para mi, el “drone” fue precisamente un ejemplo de ello.
 
Confieso que en un principio, trataba de evitar este tipo de música, simplemente porque me parecía música demasiado densa y además aburrida. No le encontraba ningún sentido. Con el transcurso del tiempo, fui descubriendo proyectos y discos, que me fueron abriendo el panorama. El resultado de todo ello, fue que poco a poco me fui metiendo en este tipo de música y al final, le encontré un sentido y además un significado. Claro que todo esto es ya muy personal.
 
En todo este recorrido, me encontré con discos realmente densos, pero también me encontré con discos muy interesantes, que muchas veces terminan rayando con lo experimental y con lo innovador. Como les digo, al final es una cuestión de gustos, pero la verdad es que con el tiempo, terminé enamorándome de ese “sonido blanco” y de ese “goteo electrónico” tan peculiar que salpica a este estilo.
 
Obviamente, el drone es un estilo bastante amplio, en el cual pueden encontrarse diferentes líneas y tendencias. Así pues, los dejo, con una selección de discos que fueron definiendo mi arraigo por este tipo de música. Una selección bastante variada, pero que creo que resume la amplitud y por que no decirlo, la esencia de este estilo. Espero que disfruten de esta sesión.
 
 
House of Low Culture – Submarine immersion techniques vol.1 (2000)
 
Posiblemente este fue el disco que despertó mi interés en este tipo de música. Este resultaba ser, un proyecto paralelo de Aaron Turner y Jeff Caxide, ambos ex miembros de Isis, a quienes se suman Stephen O´Malle (Sunn O)))), Luke Scarolla (Old Man Gloom) y Jay Randall (Agoraphobic Nosebleed).
 
Este es un proyecto bastante extraño. Nos encontramos con un drone, muy ambiental y por momentos hasta medio electrónico. Textualmente nos encontramos con la música para una inmersión submarina. A lo largo de todo el disco se escuchan, sonidos submarinos, interferencias de radio o esos sonidos tan peculiares y característicos de finales de los noventa, que sonaban en el modem de tu máquina cuando te conectabas a Internet.
 
Un concepto musical un poco difícil de asimilar. En lo personal este es un disco que todavía disfruto al escucharlo. Un disco que resulta imprescindible para entender un poco los orígenes de este género.
 
 
Tribes of Neurot – Meridian (2005)
 
Este resulta ser el proyecto paralelo de los miembros de Neurosis. Cada uno de los discos de Tribes, tiene su correlación directa con algún disco de Neurosis o, en otros casos, resultan hasta una expansión o un enfoque distinto sobre algún disco.
 
Hace mucho que ando tras la huella de Tribes of Neurot y verdad que es muy difícil pillar sus discos en la web para poder descargarlos. Lo curioso de todo esto es que pareciera que los mismos TON, son los promotores de todo ello. Puede haber dos razones posibles para ello, la primera, precisamente crear, si vale el término, el mito en torno a ellos mismos y a su discografía. La segunda, que resultaría ser más lógica aún, que TON promueve la compra directa de su material a través de los Neurot Recordings. La prueba de ello, es que hace un tiempo, en un blog amigo que posteaba un link de uno de estos discos, recibió la visita del mismísimo Steve Von Till, que le pedía que elimine el link de descarga.    
 
Yendo puntualmente a este disco, resulta una aproximación a lo que podríamos definir un drone ambiental muy experimental. Es un disco bastante denso, pero en general tiene una especie de brillo. No se como explicarlo, pero hay algo que resplandece, tiene una especie de energía o luz que brilla por si misma. En definitiva, es una locura de disco.  
 
 
MGR (Mustard Gas and Rose) – Wavering on the cresting heft (2007)
 
 
Un disco de cabecera. Este es uno de esos discos, que con el tiempo se ha ido convirtiendo en uno de mis discos habituales a los que vuelvo una y otra vez. 
 
Este resulta ser el proyecto en solitario de Michael Gallagher, ex guitarrista de Isis. La verdad es que es muy difícil definir este disco y más complicado aún, definir si efectivamente este disco entra dentro de lo que es el drone o no. Las apreciaciones siempre son subjetivas. Personalmente yo creo que sí. La propuesta en si misma, podría ser una variante al género en sí.
 
Inspirado en la novela de Kurt Vonnegut: Slaughterhouse Five (Matadero 5), este es un disco prácticamente acústico y limpio, en el cual el hilo conductor es la guitarra de Gallagher, que va desarrollando la trama de la novela. La historia de un prisionero de guerra en una prisión en Dresde durante la Segunda Guerra Mundial, arrasada una noche por el bombardeo de la Royal Air Force, en la cual cayeron sobre la ciudad más de 650 000 bombas de fósforo. No había objetivos militares, solo civiles. Esa fue la venganza inglesa contra el bombardeo alemán a Londres.
 
Así que ya pueden hacerse una idea de por donde va el sonido del disco. Es un disco totalmente introspectivo. En cierta manera puede decirse que es bastante triste, bien nostálgico, pero cargado de una emotividad que te pone los pelos de punta.
 
Gallagher siempre ha sido un guitarrista excepcional y la calidad e interpretación en este disco es impresionante. Lo interesante del disco es toda la trama sonora que va detrás de la guitarra, básicamente todo el soporte es simple y llanamente música drone. Experimentación total.   
 
  
Earth – The bees made honey in the lion’s skull (2008)
 
Indiscutiblemente, Earth es uno de los pilares y además un ícono del drone norte americano.
 
Liderados por Dylan Carlson, este proyecto cuenta ya con una larga trayectoria musical, con discos que van desde el drone más denso y saturado, hasta discos mucho más melódicos y elaborados, rayando incluso en lo que se podría entender como “southern drone”.
 
En lo personal, yo creo que este es el mejor disco de Earth, y de lejos!. Yo siempre he creído que un disco es capaz de transmitir el entorno en el cual fue grabado; que en cierta manera, en un disco puede quedar plasmada la atmósfera en el cual fue concebido.
 
Y precisamente, The bees made honey, me parece que es un disco que en cierta manera confirma lo que digo. Este es un disco que irradia luz. Un instante, despertar, abrir los ojos y respirar.
 
Musicalmente, este es un disco bien cálido. La palabra densidad o pesadez, casi no existen en este disco. Por el contrario, este es un disco melódico, bien medido y muy bien equilibrado.
 
Las guitarras, son el hilo conductor y claro, fiel al estilo, en la mayor parte de las canciones, son riffs y secuencias que se repiten una y otra vez, ganando profundidad con esos teclados de fondo, que son los que crean todo el soporte ambiental del disco. Realmente un disco para disfrutar. Un disco fresco, relajado con ese matiz medio etéreo que se cuela en el ambiente.
 
Es el disco perfecto para despertar, con una de esas resacas matadoras, cuando aún todo esta borroso y de repente abres las cortinas y el sol entra por tu ventana deslumbrándote!.
 
 
Mamiffer – Hirror Enniffer (2008)
 
Una maravilla de disco. Otro de los discos que forman parte de mi rotación habitual de discos.

Musicalmente este disco podría ser una mezcla de drone con lo que actualmente se entiende como “música clásica moderna”. Básicamente lo que predomina en el disco es el piano de Faith Coloccia y claro, toda la textura drone que viene por detrás. 
 
No se, esta ya es una apreciación mía, pero al escuchar el disco siento esa sensación de estar en unos bosques nublados, con el frío que te llega hasta los huesos. Necesariamente esto me recuerda siempre, a los bosques de Massachusetts de los que tanto nos habla Lovecraft.
 
Y claro, uno escucha esas melodías magníficas de piano, se imagina los bosques y muy de fondo, uno escucha ese zumbido constante y lejano, como de unas máquinas trabajando allí en lo profundo, en algún lugar de ese inmenso bosque. 
 
Otro detalle que siempre me llamó la atención, precisamente el nombre del disco: Hirror Enniffer? Tendrá algo que ver con Mirror Snniffer?
 

 

 

Sobre Dieguex

República Independiente de Sopocachi. Biólogo e Historiador en proceso. Melómano. Escudriñador de la música, sus procesos culturales, sociales e históricos. Miembro del Equipo de Coordinación del Illimani Metal Fest. Escritor en el Abismo desde 2009.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *