Review: Hellfest 2018

¿Qué es lo que hace grande a un festival de Metal, o cualquier otro de música, si no son las bandas? Un fanático melómano intentará incluso, cruzar océanos para asistir a alguno de ellos. Esa motivación y el gran esfuerzo que involucra, es precisamente además del ambiente, la esencia en un festival.

Hellfest-2018_Festival Site, HF18-1674

Nuevas decoraciones en el área del Festival

Visitábamos por quinta vez consecutiva, uno de los mejores festivales del mundo. Aunque suene un poco exagerado, la realidad es que no es necesario esperar, como en otros casos, la cartelera para ver si vale la pena asistir, ya que no solo es seguro que se podrán ver grandes bandas mainstream y principalmente underground sino el ambiente en si. Muchos otros festivales se confían en que ofrecen un lugar ideal o tienen las condiciones logísticas pero olvidan lo principal, ¡el line up!. Un día antes, el miércoles 21 de Junio, ya estábamos en Nantes para así al día siguiente salir temprano rumbo a Clisson.

Hellfest-2018_Festival Site, HF18-1550

Cascadas, nueva atracción

En esta oportunidad un par de amigos bolivianos hicieron el esfuerzo de llegar y así esa misma tarde visitamos el Hell Square donde siempre hay algo nuevo: un ring con show de wrestling, la nueva caseta de información y hasta un un stand de Informática. Tanto en el Hellstage como en el  Metal Corner, la carpa que funciona también como discoteca, habían ya bandas tocando y es así donde el resto del festival hay DJ’s. Como hace cuatro años, se podían ver también los partidos del mundial. Además, frente al supermercado más grande instalaron un escenario, había música por donde uno caminaba. Al planificar las bandas del primer día, nos dimos cuenta que iba a ser realmente pesado. Tocarían tantas buenas bandas paralelamente que había que separarnos, priorizar algunas que siempre quise ver y perderse otras.

Hellfest-2018_Clisson, HF18-5599

Llegando a Clisson

Viernes 22 de Junio: Día uno

Dentro el festival, resaltaban las nuevas y gigantescas decoraciones, una esfera gigante que simula una explosión, nuevos bares y lo mejor, ¡dos cascadas artificiales para refrescarse cuando uno quiera!. Empezaríamos con Mos Generator en el Main Stage 1 (MS1), con su divertido stoner rock y el muy amigable frontman Tony R. Como es ya tradición, tratamos de ver la mayor cantidad de bandas en el Valley, allí nos esperarían dos exponentes del stoner doom canadiense el primero, la legendaria banda Sons of Otis y luego los ultra pesados Dopethrone, que volvían a este escenario luego de dos años.

Hellfest-2018_Celeste, HF18-8605-2

Celeste

Ya en la tarde tocarían en el Temple, los suizos de Schammasch, a pesar de la falta de oscuridad y neblina, y de que los he visto un par de veces en pequeños escenarios, en esta oportunidad la intensidad no decayó. De vuelta en el Valley, era la primera vez que veía a los franceses de Celeste, con su mezcla de black metal y hardcore no dejan un segundo la intensidad. Generalmente tocan solo con luces rojas en la cabeza, así que faltó algo de su atmósfera característica, tengo que verlos de nuevo.

Hellfest-2018_Converge, HF18-4620

Jacob Bannon (Converge)

Era la hora de los grandes Converge en el Main Stage 2 (MS2), una multitud saltaba a la par de la banda, para mi es como una terapia para botar malas energías y contagiar las buenas. Paralelamente en el Valley tocaba Bongzilla, como siempre luces verdes que muy literalmente apoyan su stoner metal dedicado a la weed. Luego vimos un poco de Joan Jett & the Blackhearts, la popular artista norteamericana sigue tocando luego de más de 30 años clásicos temas como el cover más famoso de I love Rock and Roll de los Arrows, había mucha gente mayor y una buena energía.

En el MS2 tocaba Meshuggah, es innegable la potencia de la banda en vivo, mientras en el Valley, sonaba Crowbar una banda que siempre disfruto. En una pausa vimos un poco de los noruegos de Mysticum, tocan un black industrial interesante y lo que llama la atención son los altísimos pedestales con pantallas Led sobre los que tocan, tengo que ver de nuevo.

Hellfest-2018_CarnivoreA.D., HF18-4983

Baron Misuraca (Carnivore A.D.)

Otra vez, tres bandas paralelas: en el MS2, Steven Wilson con un show muy tranquilo quizás para el festival, eso si muy progresivo, toca sin zapatos y se sienta en el piso como un hippie. A la par tocaba Carnivore A.D., que viene a ser la nueva reunión de la legendaria banda liderada por Peter Steele antes de Type O Negative. Muchos seguidores se dieron cita ya que este show era el primero de esta alineación, sin dejar de mencionar el gran parecido del reemplazo de Peter, Baron Misuraca. Al mismo tiempo tocaban en el Valley, los japoneses de Church of Misery, no vi mucho pero espero verlos de nuevo pronto.

Eyehategod volvía al Valley con un recuperado Mike Williams, el vocalista tuvo un trasplante de hígado a finales del 2016 que fue en parte solventado por un crowdfunding de los fans. Me dio gusto verlo bien de nuevo, nunca faltan sus frases pesimistas y la banda sonó muy sólida. En el Warzone, tocaba Bad Religion, una banda de culto en el punk que desde principios de los 80’s, a la cabeza del vocalista Greg Graffin, continua animando a sus seguidores, en 2016 no alcancé a verlos por la cantidad de gente que había.

Hellfest-2018_CorrosionOfConformity, HF18-9915

Corrosion Of Conformity

Sería la hora de los grandiosos Judas Priest, que volvían a este escenario luego de tres años, con temas nuevos y clásicos, toda una fiesta de 90 minutos que nunca cansa. Otra banda que nunca es mala en vivo, son los Napalm Death, que lo dejan todo en el escenario además de los comentarios críticos y actuales de Barney. Y así la noche subía de intensidad para la legendaria banda Corrosion of Conformity, una gran multitud esperaba temas de todas las épocas creativas, desde el punk, hardcore, thrash. stoner. crossover. Un potente sonido acompañó lo que fue sin duda uno de los highlights del día, ¡gran banda COC!

Cuando el 2016 Black Sabbath tocaba uno de sus últimos conciertos, paralelamente tocaba Puscifer, me dolió perderme al gran Maynard James Keenan tocando uno de mis discos favoritos del 2015 pero había un prioridad mayor. Este año era el turno de otra de las grandes bandas en las que él toca, A Perfect Circle. Con un impresionante show de luces, videos en las pantallas y grandes pedestales aunque el vocalista permanecía curiosamente lejos de las luces, cantaba muy bien. En vivo la banda tiene más energía que incluso escuchando el vinilo, un gran show que cerraría el primer día del festival. Por ahí se rumoreaba ya, que el siguiente año sería la banda más grande de Maynard la que presentaría, al parecer no solo eran rumores.

Hellfest-2018_APerfectCircle, HF18-0158

A Perfect Circle

Sábado 23 de Junio: Día dos

A comparación de otros años hizo mas frío en la noche, así la mañana siguiente fue aprovechada para calentarse y dar una vuelta primero por el área de Prensa/VIP, ya había gente en la piscina. A medio día comenzábamos en el Valley con Jessica 93, un dúo francés de post-punk/cold wave que más bien  puso al público en modo fiesta. Luego tocaban los islandeses de Myspyrming, el primer highlight del día aunque muy temprano, los volvía a ver luego del Oration Fest a principios de año, su show fue muy bueno. Hace un par de años vi a 1000 Mods en uno de los conciertos gratuitos de la pequeña cafetería de mi universidad aquí en Karlsruhe, estos griegos fueron una verdadera sorpresa debido a la energía que transmitían, el Hellfest no fue una excepción, la gente los disfruto muchísimo, verlos aquí es porque se lo merecen.

Hellfest-2018_Heilung, HF18-5466

Heilung

Oranssi Pazuzu estuvo extremadamente fuerte, aunque parecía que la gente no estaba interesada con la banda y no había mucha. Quizás por la hora o simplemente no se adaptó al festival, eso si habíamos algunos die hard fans para disfrutar de un buen show. Había escuchado buenas críticas sobre Heilung, estaba llenísimo y la banda de folk experimental ofreció un show al estilo Wardruna y con mucha más gente sobre el escenario, un viaje de relajación e historia antigua medieval.

Terror fue una de las pocos bandas que vi en el Warzone este año, como siempre con esa actitud hardcore neoyorquina que fue la antesala de lo que hace dos años me perdí en este mismo escenario porque no entraba ni un alfiler, Body Count ahora en el MS1. Una banda contestaría y un frontman como Ice T, con su usual actitud y amigable con los fans, además orgulloso de su familia que por cierto lo acompañó en el escenario.

En 2017 el Chino Moreno sufrió un pequeño accidente en la gira de Deftones, y la banda canceló al día siguiente su concierto en Colonia, donde ya estábamos con entradas en mano. Luego de esa desilusión, esta era la oportunidad para ver finalmente a la banda que, entre todas de escena nu metal, evolucionó más allá de su género produciendo calidad. En vivo la banda demuestra todos esos años de experiencia, un buen show con algunos problemas técnicos, sobretodo en las canciones más relajadas.

Hellfest-2018_Festival Site, HF18-9667

Entrada al Warzone

Paralelamente tocaba Dead Cross con el gran Mike Patton, pero lastimosamente acabaron su set más temprano y los perdimos. Nunca vi Children of Bodom en vivo y creo que tendré que esperar para ver un show completo, tocaban al mismo tiempo que las dos bandas antes mencionadas, estaba muy lleno y vi muy poco. A pesar del tiempo que la banda no saca un disco decente, sus fanáticos los esperan para escuchar temas clásicos.

Neurosis, con un sonido brutal y una gran atmósfera, en uno de los mejores show que he visto de la banda. Toda esa agresividad y dolor, impregnados en los instrumentos, mientras los teclados se levantaban del escenario, las guitarras volaban sobre las cabezas e incluso tanto Steve como Scott tocaban unos timbales ¡fue increíble!, para cerrar el segundo día. Camino a descansar vi un poco del headliner en el Temple que estaba llenísimo, creo que el mejor show de Dimmu Borgir que vi fue en el Wacken el 2012 con una orquesta sinfónica. Hacen un buen show, pero luego de tantos años, su setlist no cambió mucho.

Hellfest-2018_Deftones, HF18-0489

Deftones

Domingo 24 de Junio: Día tres

Hellfest-2018_HF18, Lucifer-2540

Johanna Sadonis (Lucifer)

Y así llegó el último día. Empezabamos en el Valley, con Lucifer nació luego de que The Oath se separó en 2014, a la cabeza de Johanna Sadonis y el reconocido Nicke Andersson (Entombed, The Hellacopters, etc). Su sonido fue casi perfecto, su mezcla de heavy rock con doom y letras sobre ocultismo y magia, dieron un gran show. En el Temple, los lituanos de Au-Dessus que sacaron en 2017 uno de los mejores discos black del año, al ser una banda nueva  tocaron temprano, sin embargo el corto set tuvo un sonido brutal, una banda que hay que ver de nuevo.

Otro grupo que ansiaba muchísimo ver de nuevo era Warning, además porque Patrick Walker anunció que luego de este show, la banda pasaría a un descanso quizás indefinido. Debido a la música introvertida y melancólica, creo fue un error que toquen a medio día ya que no había mucha gente. Sin embargo la banda lo dio todo y ese recuerdo es algo difícil de borrar. Por lo contrario, la audiencia como siempre para The Great Old Ones era impresionante, al ser una banda francesa tiene muchos fans además de ser bastante buena, con un black metal inspirado en Lovecraft,

Hellfest-2018_HF18, TheGreatOldOnes-3088

The Great Old Ones

Grave Pleasures tocaba por segunda vez en el Hellfest, la primera fue justo luego de que Beastmilk se separara, ahora con un nuevo line up que incluye al guitarrista de Oranssi Pazuzu, la banda sigue tocando antiguos hits y sus propios nuevos que aseguran la fiesta y la hacen imperdible. Me interesaba ver a los neoyorquinos de Tombs, me gustan sus discos y su estilo de black post metal, a pesar de que estaba medio vacío me pareció buen show.

En el Valley la gente ya se amontonaba para ver a Nebula, los esperaban con ansias desde que anunciaron su retorno a finales del 2017. La banda se formó luego de la salida de Ruben Romano y Eddie Glass de Fu Manchu, este último aún a la cabeza y esta espera se pagó con creces por la fiesta que armaron.

Hellfest-2018_HF18, ZealAndArdor-3956

Zeal and Ardor

Desde que Manuel Gagneux, más conocido como su proyecto Zeal and Ardor, lanzará en 2016 el disco Devil is Fine, llegaría a ser un highlight en la escena. Su música inspirada en el blues y los esclavos, acompañada de black metal industrial y muchos coros, la hacen irresistible. Más aún viendo la diversidad de su público, ¡qué gran banda en vivo!.

Batushka se ha convertido en un hit de temporada, tocando en todo lado. Sonaron bastante claros, con mucha más parafernalia que muestra como ha crecido su producción. Lo que no ha cambiado es su actitud: llegan, dan su misa y se van, no existe otro tipo de comunicación con el público. Baroness tocaba de nuevo este año, innecesario quizás porque tocaron también el año pasado, eso si fue algo diferente, tocaron un set acústico y muy emotivo, John Baizley aprovechó de contar varias anécdotas personales.

Hellfest-2018_AliceInChains, HF18-6865

Alice in Chains

Una de las bandas más esperadas fue Alice In Chains, quienes volvían al escenario principal del festival luego de 12 años. El actual vocalista y guitarra líder, William DuVall quien reemplazó a Staley en la reformada banda en 2006, acompaña a los fundadores Jerry Cantrell y Sean Kinney. Un show que muchos disfrutamos, con un buen sonido y que hizo revivir aquellos recuerdos noventeros.

Para, quizás el más grande headliner del festival, Iron Maiden decidimos subirnos a la gigantesca rueda. A pesar de hacer cola una hora, sabíamos que la vista desde allí iba a ser impresionante. La banda nunca hace un mal show y la gente enloquece mientras corean sus canciones. El festival literalmente ardía en ese momento, mientras que en el Warzone tocaban paralelamente The Hellacopters, banda formada a mediados de los 90 por el ya mencionado Nicke Andersson, lastimosamente no había mucha gente lo que fue una pena porque fue un show muy bueno y donde el rock and roll no podría ser mejor.

Hellfest-2018_Amenra, HF18-5512

AmenRa

A estas alturas del festival y de la noche, ver a AmenRa era ya para llorar, por un lado estaba destruída pero por otro ¿cómo perder a una de mis bandas favoritas? Ese tipo de dilemas es por lo que el Hellfest me encanta. El sonido fue tan fuerte que la gorra del Andi casi vuela, yo metida entre el público me dejaba llevar y a la vez intentaba ver la proyecciones en la enorme pantalla, nunca los había visto así. Fue una singular experiencia de la que salí extasiada. Algunos fans desubicados intentaron aplaudir al ritmo de la música, es un riesgo en un festival tan grande que cualquiera puede ver la banda que quiera pero no siempre ubica de que se trata.

Quien cerraría el festival sería el artista francés de música electrónica, Franck Hueso, mejor conocido como Carpenter Brut, quien inspirado en hits de discoteca de 80’s ha llevado el estilo a otro nivel de producción. Eso le ha asegurado un público amplio, con pesados riffs, atmosféricos teclados y voces poperas que intensifican progresivamente la fiesta. Para el público francés es un éxito asegurado, su cover de Maniac es tan pegadizo que se lo podía escuchar aún al día siguiente, mientras la pequeña ciudad se desarmaba.

Hellfest-2018_Festival Site, HF18-0775

Vista panorámica del festival durante el show de Iron Maiden

Más información sobre el Hellfest realizada por el Abismo, bandas participantes, algunas controversias y una guía para el que tenga planeado visitarla , en los siguientes links

Para ver el álbum completo de fotos de este año, darle click aquí

Sobre Krups

Creadora del Abismo Blogzine y del Illimani Metal Fest, nació en La Paz y ahora radica en Alemania. Melómana y metalera desde hace más de 20 años, ingeniera de profesión. Aprovecha cada oportunidad para ver bandas en vivo, visitar nuevos lugares y para la fotografía.

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *