Review: Freak Valley V

A fines de mayo del 2016, visité por segundo año consecutivo el Freak Valley Festival. Nuevamente las entradas se agotaron rápidamente lo que aseguraba no solo la presencia de bandas de renombre sino además un público de aproximadamente 2500 personas ansioso de verlas. Bandas principalmente de la floreciente escena psychodelic o stoner y donde la mayoría utiliza al menos una de estas influencias, naturalmente muchas de ellas escandinavas.
Baby Woodrose
En el festival nada se deja al azar, por ejemplo destaca el diseño del espacio del stand de mercadería del festival por tener además artistas internacionales que ofrecen screenprints exclusivos de las bandas del festival. En las áreas de descanso se puede encontrar sofás, hamacas y incluso un par de columpios. Por primera vez los visitantes tenían acceso gratutito a Wi-Fi, esta red inalámbrica tiene la ventaja de que se puede pagar con una carga previa, implementada en el chip de pulsera, con lo cual se elimina el molesto cambio y pago con chips.
Dead Meadow
Como mencioné en mi post sobre los inicios del festival, es ya costumbre que el primer día es decir el jueves las bandas empiezan a tocar por la tarde. A excepción de la primer banda pude ver todas las demás, así se pasó la tarde con Villagers Of Ioannina City y un rock experimental con influencias griegas-orientales, White Hills de Estados Unidos y un fuzz rock. Los daneses de Baby Woodrose con su garage rock, son sin duda una de las bandas con mejor feeling de la escena actual, el frontman Lorenzo Woodrose toca hasta la última gota de sudor disponible. Los conocidos españoles de Toundra y su postrock, para finalmente dar paso a la banda cabecera del la noche Dead Meadow de Estados Unidos y su rock setentero con riffs a lo Black Sabbath y temas inspirados en Tolkien y Lovecraft.
Jeremy Irons & the Ratgang Malibus

El segundo día, los conciertos empiezan a medio día pero aproveché el caluroso clima mientras me preparaba para ver por primera vez a los suecos de Jeremy Irons & the Ratgang Malibus y su space rock muy ambientado al festival, no por nada su disco de 2015 estuvo entre uno de mis favoritos. Luego tocaron sus compatriotas de Spiders en este caso un hard/glam rock de los 70’s. Siguieron los ingleses de Krissy Matthews Band con un blues rock y la virtuosidad de Krissy en la guitarra. Luego de una pausa para volver a ver a The Shrine y su psy violence rock’n roll que llevó incluso al frontman a tirarse entre la multitud al mejor estilo crowd surfing. Siguió Spidergawd de Noruega y su post-boogie para todos aquellos que amantes del rock’n roll. El headliner de la noche fueron los suecos de Graveyard con una perfecta interpretación donde no quedó duda que su experiencia habla sobre el escenario.
Graveyard
El tercer día auguraba otra intensa experiencia de música psicodélica, empezando relativamente temprano con los suecos de Snowy Dunes y su vintage rock al estilo 60’s. Otro banda que destacar fue Black Lung de Estados Unidos con su doom rock, no me canso de ver esta banda en vivo por la calidad de sus músicos, logré conversar un poco con el baterista quien también toca en The Flying Eyes, una banda con mucho feeling. Después los italianos de Black Rainbows, los americanos de The Golden Grass y su Heavy/Country/Funk/Boggie/Freakbeat. Otra banda que disfrute bastante fue los veteranos del space rock, Farflung que logran un un ambiente propicio para moverse al ritmo de la música.

Black Rainbows
La banda más pesada del festival sin duda fueron los suecos de Monolord, una de mis favoritas de la escena actual. Luego los alemanes de Rotor con su rock instrumental e influencia space setentero que incluía también headbanging. Deseaba hace mucho ver a los noruegos de Lonely Kamel y su heavy blues, lo logré pero no completamente ya que para los 15 minutos de su set el cielo se caía y había la posibilidad que la organización tuviera que habilitar espacios para evacuar a la gente, la banda siguió con su show como buenos profesionales mientras muchos nos cubríamos de la tormenta. Por suerte para Elder, el clima mejoró un poco, la banda obviamente ayuda a entrar en calor y sigue subiendo las expectativas, cada vez tocan mejor! Luego se realizó un show sorpresa como festejo del quinto año del festival, en el pequeño escenario tocaron los locales de Bushfire y su heavy bluesrock acompañados de un show de fuego.

Orange Goblin
Así llegaba el final del festival y quienes más para destrozar el escenario como principal cabeza de cartel que los heavy metaleros de Orange Goblin, quienes no olvidaron de mencionar que este es su festival favorito en el mundo!. No cabe duda que este festival es un pequeño y honesto homenaje a la escena hippie de los 70, los Rock Freaks de Siegen sabe como hacerlo! Con bandas que rememoran esa eṕoca, es como viajar en el tiempo acompañados de bandas con claras tendencias actuales, la atmósfera es tal en todo sentido y uno disfruta de una amigable camaradería que se ha vuelto ya una visita anual obligada para muchos
White Hills
Spiders
Toundra
Black Lung
Monolord
Show de fuego Bushfire
Para ver el álbum completo con más de 200 de fotos, hacer click aquí.

Sobre Krups

Creadora del Abismo Blogzine y del Illimani Metal Fest, nació en La Paz y ahora radica en Alemania. Melómana y metalera desde hace más de 20 años, ingeniera de profesión. Aprovecha cada oportunidad para ver bandas en vivo, visitar nuevos lugares y para la fotografía.

Un comentario

  1. Buenas fotos Krups!!! Este festival debe estar bueno para pasarla bien colocado… ese Line Up…

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *