Breeding the Shadows (2020)

Breeding the Shadows

Reseñas al calor del momento; casualidades y encuentros. Y esto comienza con un fraseo de bajo, bastante cautivador. Con un sonido post y doom, esto resalta entre muchos otros discos y me enganchó de inicio. Una voz cristalina y la locura como tema central del disco. Siezure es un excelente punto de partida, con sus elementos progres; uno van cayendo lentamente en los brazos de la oscuridad, el momento de ruptura, cuando la mente se quiebra y da paso a lo inverosímil.

Todos tenemos algo que ocultar, esa parte repulsiva que intentamos negar; qué es lo que deseas en tu fuero interno, de qué te arrepientes o sientes vergüenza, cuál es el recuerdo que te hostiga en las noches de insomnio. Las voces guturales me tomaron desprevenido, pues no las esperabas y ahí el disco va girando hacia una candencia black. Más allá de lo satánico y los lugares comunes en el metal, todo esto es una exploración del momento de ruptura, cuando el individuo pierde el control de sí mismo.

The Hunt, tiene un sonido más metalero, post black doom; qué miras en la oscuridad ¿unos ojos suplicando misericordia? Todos podemos tener un mal día, nadie conoce su punto de quiebre, cualquier cosa lo puede desencadenar y cuando sientes la ira llegar, todo se tiñe de rojo. Tus manos cubiertas de sangre  y un rostro inexpresivo, varado en la eternidad ¿Así te siente real? 

En el silencio, es más difícil callar las voces que se agitan en tu interior; por cierto los teclados, con notas muy simples, le agregan mucho al disco y en Eternal Silence, resaltan. Cómo puedes escapar de las cosas que te agobian, cómo  puedes dar respuesta a las preguntas que te hostigan, cómo puedes rebasar el silencio si a nadie le importa lo que piensas o lo que escribes, nadie lo lee, nadie comenta, nadie te brinda consuelo. El la soledad, la bestia que mora en tu interior lentamente va aflojando sus cadenas.

The band © Breeding the Shadows

El disco está muy bien construido a nivel musical, aunque lo melódico se impone, combina diferentes estilos siendo muy representativo del metal contemporáneo: ecléctico, pero innegablemente siniestro. Recorriendo aquellos senderos que no te atreves a circundar, porque tienes miedo de encontrar la esencia de tu ser, esa bestia sedienta de sangre. REM, comienza con guitarras acústicas, que  generan ese efecto onírico, provocando esa tensión latente entre realidad y fantasía. El duelo entre las voces, en Killing the Beloved, denotan bien ese conflicto entre la locura que va ganando terreno y la cordura que intenta mantenerse a flote.

La oscuridad se impone por sí misma, la oscuridad lo recubre todo, ciega tus acciones, nubla tu percepción y es fácil caer en el vacío. Una mente enferma, corroída por el desprecio, la soledad y le miedo. Todos ansiamos ser comprendidos, ser escuchados. Un poco de empatía, solo una muestra de afecto; lo único que ansías es dejar de sentir dolor. Despertar de una pesadilla y contemplar el dolor que has inflingido; tus seres queridos, en un charco de sangre. La tristeza infinita; tu castigo eterno. 

Sobre George

Politólogo, melómano, escritor...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *