Arkaik – Labyrinth of Hungry Ghosts (2022)

Estados Unidos (California) – Technical Death Metal (The Artisan Era)

Volví a las profundidades del abismo; es un bloqueo mental, hay tantas cosas por hacer que uno no sabe por dónde comenzar. Despachar pendientes, así se resume la vida; atender urgencias, posicionarse estratégicamente en la pirámide social. Ser feliz o simular. Finalmente, estamos aquí para compartir música; todo lo demás es superfluo y fuera de lugar. Sexto disco de esta banda procedente de Riverside, y creo que este año tuve una reconexión con el death metal. Es como volver a encontrarse con un viejo amigo, sin saber muy bien por qué nos distanciamos en primer lugar. Todo cobra sentido y vuelve a encajar.

The Orphion Descent

Cuál es la substancia de la existencia de lo infinitamente pequeño a la inmensidad; por ello, nos fascinan los relatos mitológicos. Necesitamos comprender lo que nos rodea, necesitamos un origen que nos confiera sentido y ansiamos el sosiego cuando llega final ¿Qué hay después la muerte? Es la pregunta que nos hostiga ¿Podré conservar mi consciencia, mis recuerdos, la esencia de lo alguna vez fui? Las letras están muy bien escritas, sin desmerecer a nadie, es un tanto inusual encontrar tal calidad literaria en el death metal. En términos muy sencillos, es la situación inicial: el protagonista frente al laberinto. Pero son las imágenes que evoca y la forma como está escrito, lo que le da mucha fuerza al disco. “A hero dies only once a coward dies a thousand times”, esa frase resuena en mi cabeza, trato de darle forma, trato de entender, pero consigue el efecto previsto. Me gustan las cosas que me hacen pensar.

Labyrinth of Hungry Ghosts

Technical death metal, esa brutalidad desmedida, esa destreza técnica sobrehumana; es colosal, algo arrogante y despiadado. Es la música que me acompaña, le da sentido a este pedazo de realidad. Mi rutina, mis quehaceres, mi extraña forma de relacionarme con los demás. Mi mutismo, mis excentricidades, mi insólita forma de no narrar. Qué más puedo hacer, solo leer. Y aquí las canciones se enganchan casi sin pausa, y ya frente a laberinto se avizora la batalla; la caverna plagada de fauces y el hedor de la muerte. Es acaso posible concebir un peor castigo que el haber existido. Todas las cosas que hiciste y de las cuales te arrepientes. El infierno es el tormento, es la condena eterna; aunque en vida tuviste que lidiar con el desprecio, la soledad y el miedo. Ansiamos algo más, por ello no sumergimos en relatos heroicos, es una forma de apaciguar nuestros fracasos; yo prefiero arrastrar al lector hacia la locura. Recorro la misma caverna pútrida, aunque desde otro enfoque. “At the center of the ascendant mind / Cutting through the illusion / Reaching into psychic flowing currents of morphogenetic pulse / The careening expanse.”

Abode of the Deceiver

Somos prisioneros de nuestros miedos, nuestros prejuicios y nuestra ignorancia. La tumba es el encierro perpetuo. Dios que moras en las profundidades, ser de odio y de dolor; añoras venganza. Emperador sin dominios, tu condena es esperar, anhelar aquello que no puedes obtener. En el centro del laberinto mora el antagonista y debo decir que es una excelente progresión narrativa y le agrega mucho al disco. “Entombed and buried / In a sarcophagus of hate, rage, and confusión”; rituales de muerte. A diferencia de otras variantes del death metal, sucias y putrefactas, aquí el sonido es cristalino, muy nítido en su definición, en el caos de una destreza casi absurda, cada instrumento sobresale por su propia fuerza; puntos extras para la producción. Es una furia armónica, casi melódica. Es un equilibrio sutil, pero el disco nunca pierde la raíz, la muerte lo único que prevalece. En vida pasas desapercibido, a nadie le importa lo que hagas y cuánto te esfuerces, nadie te ayudará en caso de necesidad, pero sí estarán dispuestos a realizar una colecta para darte un digno sepelio. La muerte es corrupción, eres solo un despojo amorfo y es más llevadero pensar que hay vida detrás.

Broken Glass Apotheum

Cada pasillo es la morada de una deidad, el ser que gobierna y atormenta; el ser que castiga y todos pagamos nuestra condena por haber existido. Es patético, una vida de sufrimiento para seguir sufriendo en la otra vida. Seres de cristal obnubilados por su indulgencia; es el mundo en el que vivimos, en el cual hemos perdido nuestro derecho a ofender. Hay espacios que debemos resguardar, estamos condicionados a señalar con el dedo al anormal, el individuo que tiene la osadía de atentar contra los valores decadentes de una sociedad altanera, cegada por su propia vanidad. Aquí estamos, orgullosos, buscando a quien vapulear; hay que exponerlo en las redes para que todo el mundo contemple la obra del incauto. Cuántos de nosotros fuimos timados, añoramos libertad y ahora tenemos que cuidarnos de una broma boba que nadie entendió. “You are death / You are hate / You are the virus that you have created”; es la decadencia, es la crisis terminal que derruye esto que llamamos realidad. El cristal ya está roto, y nosotros seres incautos ya estamos sentenciados. Es una experiencia frenética y cruda, a mí me gustan estas cosas.

Wayward Opulence

Es imposible hacer pausas, hay que escucharlo de corrido y es parte del carisma del disco; tienes que dejarte llevar por la locura, el frenesí, no invocamos a la muerte o al diablo, pero recorremos el laberinto. Lujuria y codicia, pasamos toda la vida buscando placer y el mundo parece estar construido con el único propósito de añorar lo que tienen los demás: una casa bonita, juguetes lujosos, una familia que sonríe en una fotografía, una cuidadosa puesta en escena. Yo lo que quiero es estabilidad emocional, alguien con quien ver películas los fines de semanas y hablar de todo y de nada. Tenemos que ostentar nuestra opulencia, todo el mundo tiene que contemplar nuestros logros, queremos ser admirados y que nos lluevan corazoncitos de colores. Soy lindo, soy listo, soy excepcional; microcosmos orgullosos de su propia magnificencia. El rostro de la humanidad es deforme y lleva las marcas del dolor. “Drowning out the light and breath to the inner sun / Pulling on the strings of ego and solipsism / Free Yourself”. La libertad es la ilusión del libre arbitrio; estoy programado para consumir, para presumir y criticar a todo aquel que se aparte del estereotipo.

To Summon Amoria

En este contexto, la libertad es salir del laberinto. Bajar a los infiernos y contemplar lo peor de la humanidad, los actos más repulsivos que puedas imaginar ¿Puede la fe, resistir semejante visión? ¿puedes seguir creyendo en la bondad y en el amor? La humanidad y su legado de horror: violada desde los cinco años, por su abuelo, sus tíos, sus primos, embarazada a los doce ¿Cómo sigues con tu vida? ¿Cómo haces para olvidar el dolor? “The one who relinquishes the chains”; el olvido también nos confiere libertad. Zafarnos de las cadenas, nunca será fácil; el pasado te acorrala, el peso de todos tus fracasos, de todos tus miedos. La flauta y el violín, no lo vi venir, es una gran adición al disco; un fraseo bestial, es batería monumental y luego el caos, los solos intercalados. Para propios y extraños, este es un gran disco, algo que disfruto en las noches, es lo que me permite olvidar todo lo que pasa en el día, todo lo que pasa en mi vida y me otorga libertad. En la estridencia encuentro refugio, me ayuda a pensar. Gratitud es lo que tengo por la música.

The Vertical Road

Ascender; dejar todo atrás. Rebasar a tus propios demonios ¿A qué le temes o de qué eres capaz? Salimos del laberinto y nos sumimos en la metáfora marina; el océano, desconocemos sus profundidades, su fauna; los hábitos sociales de esos colosos ¿Cómo hacen para alimentarse? Es una vieja fascinación humana, frente al océano eres insignificante y tuvimos el arrojo de surcar sus olas, ansiando riqueza. El relato de los monstruos marinos, creímos que era mito; son nuestras proezas, este primate envanecido conquistando el mundo; “Beneath thе sea are the spirits that feed on my mеmories”. Una historia compartida, la historia universal; este primate que llega a la luna. Este primate que comprende la matemática, diseña modelos y ahora mira al universo. Este primate, también atraído por la sangre, por los siglos colmados de crueldades; inventivos al momento de encontrar nuevas formas de infligir dolor. Este primate capaz de hacer arte; aquí el despliegue técnico es casi inverosímil. Son horas y años de práctica, hasta que puedas dominar a tu instrumento, someterlo a tu voluntad.

Eminence Emergence

Tiene algo de sinfónico, en realidad esto reagrupa lo mejor que el technical death metal puede ofrecer, incluso en la voz; deja pasmado a cualquiera. Del género siempre voy a rescatar la brutalidad, de su variante técnica, me impresiona mucho la virtuosidad, aquí está el talento de la música contemporánea, los músicos más destacados, genialidad en tu gloria. “Attached to our perception like binding chains / Hungry for your essence and longing to lap up your failure”; el poder que tienen esas palabras es único. Es una construcción mitológica, una reflexión sobre el ser, su entorno y sus miedos. Lo peor que podemos enfrentar es contemplar lo que llevamos dentro ¿Cuáles son tus más oscuras fantasías? Husmear en los pensamientos de otro nos conduce a la locura. Del océano venimos, es el origen de la vida; somos agua y aire, motivados por un apetito insaciable. Somos la plaga que aniquila al mundo y tus buenas intenciones, tus nobles acciones, no tienen ninguna consecuencia en lo real. Hemos perdido la batalla, nunca podremos salir de la pesadilla. Prefiero escribir en transe, en armonía con la música; más no puedo hacer.

Sobre George

Politólogo, melómano, escritor...

Deja un comentario

Tu dirección de correo electrónico no será publicada. Los campos obligatorios están marcados con *